Noticia

Marta Fernández, la gimnasta onubense de la selección española

17-09-2019 (2272 visitas) | Redacción

  • marta-1.jpg
Acaba de incorporarse al Centro de Alto Rendimiento del Consejo Superior de Deportes (CAR) de Madrid para vivir intensa temporada en el conjunto junior nacional para trabajar por la meta de París 2024

 

Recibió la llamada de la Selección Española de Gimnasia Rítmica en enero de este mismo año, cuando puso rumbo al Centro de Alto Rendimiento El Colonial, en Alafar (Valencia) para participar en grandes campeonatos como el Mundial Junior individual 2019. Ahora, acaba de incorporarse al Centro de Alto Rendimiento del Consejo Superior de Deportes (CAR) de Madrid para vivir intensa temporada en el conjunto junior nacional para emprender un largo camino de trabajo hasta los Juegos Olímpicos de París 2024. 

 

Cuando tenía seis años, Marta acudió con sus padres al Palacio de los Deportes onubense para apuntarse a gimnasia rítmica. Quería hacer este deporte como muchas otras niñas que buscan pasar unas horas a la semana en una actividad extraescolar con más compañeras. Sin embargo, esa niña de seis años no sabía lo que el futuro le tenía preparado

 

Comenzó en el club Gimnasia Rítmica de Huelva, participando en torneos y campeonatos a nivel regional y nacional. Su disciplina, sus condiciones y su expresividad en el tapiz hicieron que la directora del club, Inmaculada Márquez, viera en ella un enorme potencial como gimnasta. La Federación Andaluza tampoco dudó de su maestría, incorporándola en su plan de seguimiento durante las cuatro últimas temporadas. Finalmente, en enero de este mismo año, recibió la llamada para formar parte de la selección española de gimnasia, alcanzando con tan solo 12 años el sueño de toda gimnasta. 

 

La gimnasia rítmica es un deporte complejo que requiere un duro entrenamiento para mostrar el resultado en un ejercicio de apenas 90 segundos sobre el tapiz. Para ello es necesario un trabajo de flexibilidad, preparación física, manejo de los diferentes aparatos y técnicas de ballet. Además, es imprescindible saber transmitir con el movimiento corporal y la expresión facial, pues es una disciplina en la que deporte y arte se dan la mano para mostrar ejercicios llenos de complejidad y emoción acorde con la música. 

 

Una joven que derrocha ilusión, ambición y la inocencia de una niña de 12 años que empieza a construir su trayectoria profesional, en lo más lejos que una gimnasta puede llegar. 

 

 

¿Recuerdas el día que te llamaron de la Federación? ¿Cómo fue?

Recuerdo que nos llamó mi entrenadora, Inma Márquez,  para tomar una cerveza en el Holea. Mi hermana ya sospechaba que no quería tomar solo algo. Una vez allí, Inma no pudo contenerse y me dijo que me iba para la selección. En ese mismo momento mis padres empezaron a llorar y yo estaba muy contenta, aunque sentí mucha incertidumbre, porque tenía ganas de irme pero no sabía qué me iba a encontrar allí.

 

"Tenía ganas de irme pero no sabía qué me iba a encontrar allí"

 

¿Cómo es la rutina de una gimnasta de la selección? ¿Cómo era tu día a día en Valencia?

Me levantaba sobre las 7:00 de la mañana, me vestía, desayunaba y preparaba las cosas hasta que nos llamaba la tutora para coger la furgoneta e ir al instituto. Allí estudiábamos y cuando salíamos a las 14:00 de la tarde, nos íbamos andando a El Colonial, que es donde entrenamos, y comíamos en un bufé de allí al lado. Después entrenábamos de 16:00 a 21:00 y entonces venía de nuevo la tutora a recogernos y nos íbamos a casa, cenábamos y nos acostábamos. No sé ni como lo hacía para estudiar, me lo pregunto a veces. Muchas veces lo hacía en el rato que teníamos después de comer antes de ir a entrenar, aunque algunos días aprovechaba para dormir un poco. Los sábados también entrenaba, por la mañana de 9:00 a 13:30 y de 15:00 a 19:00. Los domingos era el día libre y salíamos todo el día. 

 

Hay quienes piensan que para la práctica de este deporte es necesario llevar una dieta muy restrictiva, ¿cómo era tu alimentación durante tu estancia en El Colonial?

Puedo comer de lo que quiera, aunque es cierto que me tengo que controlar y no debo comer muchas cosas con azúcar, al fin y al cabo, a pesar de ser joven soy deportista de alto rendimiento. En Valencia seguíamos un menú todas las semanas. Los lunes comíamos paella (que era verde, afirma entre risas), los martes tocaba salmón, el miércoles macarrones, los jueves había tenera, viernes pollo al horno, sábados fideuá y los domingos, el día libre, podíamos comer pizza, pasta o macarrones.

 

¿En qué competiciones has participado este año?

Participé en el campeonato de España con el programa completo de cuatro aparatos (mazas, pelota, cinta y cuerda) y pasé a la final con los ejercicios de mazas y pelota, con el que conseguí la tercera posición. También participé en un torneo internacional en Varna, Bulgaria, para disputar el Torneo ‘Price of Queen Margarita’ al que me acompañó mi entrenadora del G.R. Huelva Inma Márquez, donde quedé cuarta en el ejercicio de cintas con 13.650 puntos, alcanzando el séptimo puesto en la clasificación con mi compañera de equipo, Lucía González que defendió los ejercicios de cuerda y pelota.

 

 

Tienes que demostrar todas tus horas de entrenamiento en apenas 90 segundos de ejercicio ¿Qué sientes cuando estás en el tapiz?

Depende de la situación en la que esté, porque cada ejercicio tiene su complicación. Por ejemplo, en algunos de mazas paso muchos nervios, en otros de cinta es cierto que me agobio algunas veces. Sin embargo en pelota siento la música y en cuerda me gusta mucho la expresión que llevo, porque este año me ha tocado la música flamenca y me ha encantado expresarla. Disfruto mucho aunque pase muchos nervios, aunque no son la mayoría de las veces.

 

¿Cómo es el estar fuera de casa? ¿Qué es lo que más echas de menos?

Echo mucho de menos a mi hermana y a mis padres. Recuerdo que una semana estaba con fiebre y tenía que competir, los llamé llorando porque no sabía qué hacer y echaba en falta su apoyo, un poco frustrante. Al principio me costó mucho pero con el tiempo me fui adaptando poco a poco.

 

Se podría decir que tus compañeras de equipo son ahora tu nueva familia, ¿qué tal tu relación con ellas?

Tengo muy buena relación con ellas. Cuando llegué miré a una de ellas y a simple vista pensamos que nos íbamos a caer mal ¡lo típico! pero a día de hoy es una de mis mejores amigas. Nos llevamos muy bien y no hay rivalidad entre nosotras porque somos compañeras de equipo y nos apoyamos unas a otras.

 

Y tu familia y tus amigos ¿qué dicen de ti? ¿Están orgullosos? 

Mis amigos dicen que soy una máquina y un chicle. Mi familia está muy contenta y orgullosa de mí, siempre me dicen que voy a llegar muy lejos y que voy a cumplir mis sueños, y yo les digo que sí, que ese es mi objetivo y lucharé por ello.

 

"Mi familia está muy contenta y orgullosa de mí, siempre me dicen que voy a llegar muy lejos"

 

A pesar de estar ahora en lo más alto, empezaste desde cero en el Club Gimnasia Rítmica de Huelva ¿cómo ha sido tu experiencia en él? ¿Qué aprendiste allí? ¿Con qué te quedas?

Me ha dado muchas cosas. He conocido a compañeras que a día de hoy son mis mejores amigas y a entrenadoras que para mí son como mi familia, porque les puedo contar lo que quiera y son muy confidentes. Allí aprendí todo lo que sé como gimnasta, la base que tengo y a superarme a mi misma. El día de antes de una de mis primeras competiciones no paraba de llorar porque no me salía el ejercicio, tiré las mazas enfadada y al día siguiente me dijo Inma , "¿has pensado en lo que hiciste ayer?" Me dijo que volviera a intentarlo y si no salía cambiaríamos el ejercicio. Al principio de daba hasta miedo hacer el puente (risas).

 

"He conocido a compañeras que a día de hoy son mis mejores amigas y a entrenadoras que para mí son como mi familia"

 

 

Hablas mucho de Inma Márquez, la directora del G.R. Huelva, ¿cómo es tu relación con ella? 

Somos muy confidentes, como madre e hija. Le puedo contar de todo y siempre me ayuda con lo que necesite. Siempre ha estado conmigo, apoyándome y me ha acompañado a muchas competiciones importantes. Hemos vivido muchos momentos muy divertidos juntas. Una noche, antes de un campeonato de España, nos pusimos una mascarilla, no  podíamos parar de reírnos al vernos la una a la otra. Cada vez que me voy nos echamos mucho de menos.

 

En tu corta pero intensa trayectoria ¿qué te ha aportado la gimnasia rítmica?

Muchas cosas, por ejemplo conocer a muchas compañeras, a mis ídolos, aprender más disciplina, ordenarme en mi día a día y a llevar mejor mis estudios. Lo que más me gusta es tener la oportunidad de viajar mucho. La gimnasia rítmica me ha permitido alcanzar muchas metas y cumplir muchos sueños.

 

"La gimnasia rítmica me ha permitido alcanzar muchas metas y cumplir muchos sueños"

 

¿Cuáles son tus expectativas para este año?

Conocer a gente nueva, viajar mucho, que eso me encanta y darlo todo en cada entrenamiento y en cada competición. Esto es un nuevo reto para mí. 

 

¿Te veremos en París 2024?

Estoy convencida de que sí, voy a trabajar duro para ello, para llegar a los  JJOO de 2024 y a los de 2028.

 

 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.